El sexo de los funcionarios


Ha sido una mera asociación de ideas. Primero las risas con la historia del blog del funcionata, compañero al que han reducido su espacio al límite incorporando a su vez a más trabajadores sin que tengan ni siquiera espacio para sentarse. Como por arte de magia y sin saber por qué a los pocos minutos estaba inmerso en la edición balear de El Mundo leyendo una sorprende historia eclipsada por la actualidad electoral: la presunta felación de un funcionario de prisiones a un recluso. Y automáticamente pensé en el reducido espacio del funcionata.

Al margen de desconfiar de la información y defender la inocencia del funcionario mientras un juez no determine lo contrario lo cierto es que este blog verá incrementadas sus visitas gracias al incorporar la palabra "sexo". Precisamente por esta misma razón y con el afán de dar el pelotazo con este blog estoy pensando en la posibilidad de cambiar su título por el de "Rincón de la funcionaria cachonda". Mis sabios amigos aseguran que con este cambio ganaré mucho en visitas.

Mucho cuidado con lo que os metéis en la boca, que lo que no mata engorda.

5 comentarios:

sevach dijo...

En el mismo tono de humor..¿Acaso no pensaría el funcionario que tan original prestación entraba dentro del concepto amplio de "servicio público"? (o servicio púbico),¿ o que ese es el sentido de la LOFAGE cuando impone el servicio exquisito al ciudadano?

Anónimo dijo...

Hola venía buscando porno y me he encontrado con un hombre con un pie en su boca! ¿Me podría dar al menos la dirección del funcionario mamón?

Antonia salida

El funcionario dijo...

Por supuesto. Mándeme un privado. Por cierto el pie es del preso...empezó a comer, comer, comer, y se lo comió todo.

Jarto dijo...

Estimado amigo, le matizo que a pesar de las estrecheces, en mi caso el roce no hace el cariño.

peterlove dijo...

Yo recuerdo que, cuando hice la objeción, les soltaba algo así a los que llamaban por teléfono:

- Objetor line, ¿dígame?

En este caso, secundo la moción del amigo sevach, y propongo ir calentando a todo interesado que se pase por la administración pública:

(Riiinggg, riingggg)

- Mmmmm, sí, oh papito, dámelo todo ...
- Oiga, ¿qué es esto? Yo buscaba el Departamento de Licencias...
- Sí, sigue, qué me pones brutota...
- ¿Qué clase de broma es esta? ¿Llamo al Ayuntamiento de Calviá?
- Me pones muy caliente. Sí, así, dime esas guarradas, que sabes que me gustan...

(Y el tipo/a en cuestión cuelga)