La comida navideña de los funcionarios, ¿se acerca el fin de una tradición?




Advertencia: la lectura de esta entrada puede herir gravemente la sensibilidad.


Sin rodeos: mi ayuntamiento paga anualmente una comida para que todos los funcionarios tengamos unos momentos de dulce armonía. Una larga tradición que podría remontarse al tiempo de los Reyes Católicos y que han mantenido y consentido sin excepción todos los partidos políticos, incluyendo a los socios temporales e imprescindibles de gobierno con ideologías de izquierdas (aunque también es cierto que estos mismos le dan palmaditas al "demócrata" Fidel cada vez que pueden).

Para delimitar vuestra imaginación debéis multiplicar unos 600 funcionarios por el menú que os plazca...y la cantidad superará los 20.000 euros que salen íntegramente de las arcas municipales.

La cosa es que este año y con la que está cayendo el alcaldé reunió a los sindicatos y les propuso eliminar "temporalmente" la comida para destinar la cantidad a alguna ONG local o a familias necesitadas. Se barajó incluso una alternativa híbrida como la de cobrar el cubierto con una cantidad simbólica para hacer lo mismo: repartir el dinero entre quienes peor lo están pasando. Por razones que no puedo confesar (recordad que en mi sueldo multimillonario hay una claúsula de confidencialidad) la propuesta no ha prosperado y ayer se consumó nuestro almuerzo.

La política entra en juego y todo se complica. Quienes en los últimos días han propagado rumores para boicotear la comida tachándola de escandalosa con la boca pequeña (para no cabrear a los funcionarios) apoyaron hace casi dos años un suculento aperitivo de canapes y vinos con la llegada de la nueva corporación municipal (eso sí sólo para los funcionarios que trabajaban en el edificio principal) con un desembolso de miles de euros.

Puede ser escandaloso que en todos estos años a ningún gestor municipal, a ningún partido de la oposición y a ningún sindicato se la haya ocurrido promover el fin de la tradición, pero también es cierto que entre los funcionarios no ha existido clamor popular alguno que respalde su final.

Ahora, os recuerdo una vez más la advertencia del inicio y os confieso que en una deliciosa y divertida velada brindé a vuestra salud. Lo siento.


9 comentarios:

Morituri te salutam dijo...

Realmente es para rasgarse la vestiduras: el ayuntamiento de Jerez ha presentado un ERE, el de Estepona lleva dos meses sin pagar a una parte de su plantilla... y aqui como si nada, pan y circo, y si la burra revienta, ya veremos...

Shikilla dijo...

¡¡Joeee!! el jueves tuve yo la de los compañeros de mi Oficina y alli cada uno tuvo que pagarse su menú. Salvo la copa de vino a la que nos invitó la delegada del Gobierno otro día, a nosotros no nos invitan a ¡na!. Se ve que los funcionarios de la Administración Local sois los niños mimados y a los demás que nos zurzan!.

Bueno, aún así, te deseo unas muy felices fiestas.

Funcionario's blog dijo...

Bueno, pues otro que tuvo que pagarse la cena de su bolsillo: 30 euros por un menú que no disfruté. Agradece, Funcionario, que la cosa siga así.

PD. Shikilla, a nosotros ni a vino nos invitó la corporación. Eso sí, las cestas de Navidad no se han escapado este año tampoco.

Felices Fiestas, crack.

IN DUBIO PRO REO dijo...

Cestas de Navidad, comilonas gratis... ¡y pagadas por la Administración! Esta visto que en la Administración de Justicia somos unos parias. Claro que se organizan cenas o comidas, pero pagadas por cada uno... un momento, ahora que caigo, sí se conserva una tradición aguinaldera-navideña.

¿Cual? Pues el reparto de una caja por Juzgado conteniendo unos turrones, un par de botellas de vino y cava, algunos mazapanes y cosillas así, regaladas por... ¡Tachán! ¡LAS EMPRESAS DE POMPAS FÚNEBRES! ¿No es encantador?

Raúl Zavala dijo...

Muy interesante. La Propuesta me parece oportuna ahora que en Ecuador estamos entrando en una democracia, además de representativa, de participación ciudadana; será que puedo emular su propuesta para el caso del lugar en que vivo (Portoviejo).
Atte: Raúl Zavala (r_zabala@hotmail.com)

Raúl Zavala dijo...

Muy interesante la propuesta y sobre todo muy aplicable y novedosa para el lugar en que vivo (Ecuador), sobre todo ahora que hemos entrado en una democracia, además de repersentativa, de participación ciudadana. Sería muy útil emular su blog si es que fuera posible y se contara con su consentimiento.
Atte: Raúl Zavala Mosquera r_zabala@hotmail.com

rosacobos dijo...

En mi Ayuntamiento, el año pasado se suspendió el tradicional "vino de Navidad". Y, cosas de la vida, los propios funcionarios pusimos el grito en el cielo. Pero todo fue porque no supimos (ni sabemos aún) dónde ha ido a parar ese dinero destinado a "nuestras boquitas", porque si se hubiese donado a alguna ONG o a otro fin social, seguramente hubiésemos aplaudido la idea. Pero si ese dinero se está destinando a personal presuntamente contratado a dedo o a gastos varios del personal de confianza, pues ¡amigos míos", la cosa cambia.

Regina Rauda dijo...

Bueno...creo que por algo que se hiciera en el pasado,no significa que no se pueda cambiar ahora...con quitar una comida anual, la de fondo que se podría recaudar es alucinante, aunque oiga, si a mi me lo pagan, yo tampoco hago ascos, que la economía está muy mala

Sevach dijo...

No creo que a estas alturas los politicos tengan un ataque de sensatez y generosidad que lleve a adoptar recortes, aunque sean testimoniales, de las cuchipandas varias ( y como autocrítica, los empleados públicos somos acomodaticios y si el Rey disfruta, bien está que disfrute la Corte).
La pena en estos asuntos de cuchipandas navideñas es que, tal y como se ha divulgado por la prensa, en algunas penitenciarías se ha suprimido una paupérrima bolsa navideña que se entregaba a los internos (peladillas, turrón y licor sin alcohol), bajo el pretexto de la austeridad y crisis económica. Casi provocan un motín...No me extraña...¡¡Qué mundo!!. P.D. Feliz año, y sigue publicando con ese gracejo