Puro arte


España no va bien, va requete bien. Entramos en la Unión Europea y estamos que nos salimos. Nuestro nivel cultural va por las nubes (y la economía ni os cuento) y esta sociedad adulta está gestando auténticos genios. Como tenemos mucho tiempo libre los funcionarios somos unos observadores sociales de excepción...y yo me he dado un cabezazo con este genial escultor. Un artista inigualable.

Se llama Carlos Rodríguez Méndez y ha proyectado a nivel mundial el arte español por su fascinante obra: meter durante cinco horas a 300 gallinas en una cámara acorazada del Instituto Cervantes. Iluso de semejante hazaña ayer me llamó un amigo desde Nueva York para contarme que había visto las imágenes en una tele local. Y claro, los americanos están acojonados ante semejante manifestación artística. Tiemblan, a nivel mundial, los cimientos de la cultura.

Mi aportación a esta obra maestra del arte será ofrecer al genial artista a mi conejo Lucas -en la foto-, gran amigo de las gallinas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo entiendo a la perfección esta obra. Quiere decir, sencillamente, que las gallinas son como representaciones de imposibilidad, como figuras que mantienen la obra inacabada. A mí la verdad es que lo que más me interesa es el orden no controlado, lo que se desplaza sin orden, que ocupa y se extiende como faltas abiertas. Es un material tremendamente invasivo.

Joselito, el Pequeño Gallina, digo, Ruiseñor

corchopan dijo...

Por Dios.... que le den una medalla a tu conejo Lucas. Si tod@s tuviesemos su espíritu fornicador, España iria mejor.

Shikilla dijo...

Yo es que soy una ignorante en la interpretación de lo que algunos llaman "arte" y como no lo entiendo pues le llamo "gallinas sueltas pululando fuera del corral", en este caso; en otros, ni siquiera soy capaz de ponerles nombre a esas manifestaciones artísticas, pero mira, que cada uno haga lo que le venga en gana siempre que no fastidien al vecino.

Shikilla dijo...

Fernando, en mi blog he dejado un premio para tí, así que ve a recogerlo y te nombro nominador oficial de tus blogs favoritos, si a bien lo tienes.

Saluditos

Miguel Angel dijo...

La verdad es que no conozco la obra, pero viniendo el comentario de un funcionario al que sin duda le sobran horas de oficina me cuesta pensar que no se ha puesto a reflexionar sobre esto del arte contemporáneo seriamente. Es una lástima que nuestras cabezas rechacen del todo cualquier cosa que rompa las expectativas de lo que consideramos arte. Y más atrevidos somos cuanta menos formación tenemos del tema. Lamentablemente el arte, como la medicina o la fontanería se enseña y lamentablemente tendemos a mezclar la opinión con el gusto (que has de saber que también se educa). Cuanto menos formular preguntas sobre estos temas es siempre mñás sabio y menos atrevido.
saludos