Peticiones atendidas y experiencias desagradables


Nini, en el comentario dejado en la entrada anterior, y otros tantos compañeros me han estado relatando sus experiencias al borde de la muerte tras narrar mi experiencia con el sujetador asesino y los sujetadores-contenedores. Además de los maleducados también están los que nada más abrir la oficina a las nueve de la mañana ya están borrachos o llevan un tufillo extraño como si el agua les produjera urticaria.
Para comprender un poco más este tipo de experiencias desagradables (imagino que habituales para todas aquellas personas que atienden al público, sean o no funcionarios) he decidido colgar el vídeo de una criatura que sensibilizado con el cambio climático decide utilizar los mismos calcetines día tras día.
Y en vista de que este blog es seguido habitualmente por un 62% de mujeres a las que imagino no les hará ni puñetera gracia las fotos que suelo publicar de chicas casi desnudas o con grandes pechos les dedico la imagen de estos simpáticos muchachos en paños menores.
¡Ea, a disfrutar!

6 comentarios:

Funcionario's blog dijo...

Sobre lo de la gente con "tufillo raro" y "urticaria al agua", recuerdo que venía un señor de los mercados, oliendo a tal cosa, con los ojos rojos y dando tumbos, a eso de las 10 de la mañana (que no me quería imaginar a este hombre vendiendo).

Sobre el vídeo, es una pena que no avancemos hacia el trabajo multisensorial. En realidad, nos movemos en un espacio bisensorial, donde trabaja la vista y el oído. Por asociación a acontecimientos pasados, también otros sentidos se estremecen, pero no al nivel de los dos anteriores. Yo propongo que:

- En este vídeo se pueda trabajar también el sentido del olfato, para hacernos una idea (que el gusto y el tacto no son necesarios).
- En las entradas del blog de Pedro debería poder funcionar, además del olfato, el gusto, para poder saborear sus preparaciones.
- En los vídeos y fotos de chicos y chicas, además de lo anterior, también el tacto es necesario, para poder medir con fiabilidad el grado de suavidad de los interpelados.

Todo esto, claro está, en beneficio de la ciencia y sin intención lasciva alguna (bueno, igual en lo último, en la intimidad y sin miradas externas...)

Nini dijo...

Vaya video y que buena foto!!
También he vivido esos momentos, cuando se abre la oficina y empieza a entrar esa clase de gente.
Lo que más gracia me hacía es, cuando le comunicabas las deudas y se hacían de nuevas: "¿que debo los sellos del coche? ¡yo nunca he tenido ese coche! ¿que matrícula dices que es? ¿y la marca? Ah, sí, pero ese ya hace mucho que lo vendí..." Y a algunos hasta le habían quemado el coche.
En fin, esto era el día a día. ¡Aquellos tiempos!

Con lo que avanza la ciencia, no te extrañe que algún día se pueda disfrutar de lo que dices; aunque creo que eso no lo veremos nosotros.
Un saludo.

Vic dijo...

Prefiero que no

marqus dijo...

Ea, pues gusto para los tíos también tienes :)

De otro tío (¿qué tanto por ciento represento?). Un saludo.

Marta dijo...

Bueno este estará muy "sensibilizado" por el cambio climático, pero al parecer no conoce el betún!.

Opositora dijo...

Ouch.... no quiero pensar en olores ahora