No queremos viajar, tan sólo dormir la siesta


A los funcionarios "no nos gusta viajar, ni conocer ciudades ni países nuevos". Además llegamos a trabajar "con aire cansino" y nuestros deseos se concentran en "dormir la siesta". Con dos cojones. El ataque del diario Expansión a la información que unos días antes publicó su competencia (Cinco Días) y que tan buena acogida tuvo en multitud de medios de comunicación, sobre un estudio en el que los jóvenes manifestaban querer ser funcionarios (también recogido en este mismo blog) no tiene desperdicio.

Con un título tan interesante como "Yo no quiero ser funcionario", la columna de opinión de Manuel del Pozo ahonda aún más en los estereotipos que tanto gustan: los funcionarios tenemos un encefalograma plano, sin ningún tipo de interés por las cosas, sin iniciativa y lo que es más curioso sin ganas de viajar. Nadas más leerlo me he puesto a destruir mis tarjetas de fidelización de algunas compañías aéreas, roto mi pasaporte y he cancelado mis vacaciones. Mi siguiente jugada será la de ir a IKEA a comprar un par de sofás en los que poder dormir la siesta como una auténtica marmota, o lo que es igual, como un funcionario de postín. Del Pozo conoce tan bien a los funcionarios que bien podría sugerir la incorporación de nuevas pautas en los procesos de selección: aquellos que no duerman la siesta, vayan rancios a trabajar y conozcan más de una ciudad no tendrán posibilidad de ser funcionarios.

Para este periodista, o columnista, o investigador, o tocapelotas de reconocido prestigio lo ideal sería que todos los jóvenes se pusieran como posesos a montar empresas innovadoras, originales y revolucionarias. Casualmente en su hondo proceso de investigación ha obviado que más del 80% de las empresas creadas por los jóvenes desaparecen en los dos primeros años de vida. Estos jóvenes habrán perdido tiempo, esfuerzo, dinero y muchas ilusiones. Algunos incluso despúes de su éxito se plantearán ser funcionarios, mejor empleados públicos que jefes de las nubes.

Ya sabéis opositores, dejad de estudiar y montad una empresa. ¡Que tiemble Steve Jobs!(cuyo discurso en Stanford no tiene desperdicio y es el mejor que he visto jamás).

Yo me voy a dormir.

7 comentarios:

Jarto dijo...

Este lumbreras ha hecho una gran descripción de su señora (que debe ser un ficus) y la ha extrapolado a todo el colectivo funcionarial.

corchopan dijo...

Aprovecho esta blog para hacer una defensa enconada del personal al servicio de la Administración Pública. Visiones tan sumamente simplistas como la que comentas en tu blog son propias de mentes retrogradas, de gente que nunca ha tenido un problema y no ha tenido que acudir a los Servicios Sociales, o una Oficina de Recaudación, o una Subdelegación del Gobierno, o a cientos de Dependencias donde hay grandes profesionales, desde auxiliares a Técnicos, Policias, Arquitectos, Operarios, Bedeles, profesores, etc... Y si los jovenes quieren ser funcionarios, pues que opositen y al carajo, que es lo mejor que pueden hacer.

Vicente dijo...

Me gusta mucho tu blog. Acabo de terminar la carrera y me planteo hacerme funcionario (cuerpo de gestión de la administración) pero tengo algunas dudas sobre el plan de vida que supondría.

¿Como funcionario no tienes miedo a que un día sientas que tu trabajo no te llena y no puedas hacer nada para cambiarlo? ¿En qué manera pones en práctica los consejos de Steve Jobs si no puedes decidir sobre el rumbo de tu vida laboral porque ya está fijada de antemano?

Quizá estoy influido por los tópicos que recogen artículos como el comentado pero la posibilidad de trabajar el resto de tu vida resignado en algo que no te gusta es muy inquietante.

Un saludo!

El funcionario dijo...

Interesentes cuestiones existenciales Vicente. Enviame mail (yasoyfuncionario@gmail.com) y esteré encantado de responderte.

Shikilla dijo...

Tiene razón "jarto", este hombre ha cortado a todos por el mismo patrón que tiene en su casa, su mujer, sin ánimo de ofender.

Desde que comencé mi carrera administrativa no he hecho otra cosa que "asumir riesgos", primero en un destino lejos de mi familia, otra casa, otra lengua...me hice muchos kilómetros en esa etapa. Luego en otro departamento donde todo era nuevo para mí.

He asistido a cursos que ni siquiera se me pasaron por la cabeza y que nada tienen que ver con la carrera que estudié en la Universidad, enriqueciendo no sólo mi currículo sino también mi formación.

En el ámbito de la legislación has de estar al día, no sólo en lo referente a tu trabajo sino también en todo lo que se relaciona indirectamente con él.

En este trabajo puedes "crecer" todo lo que quieras, asumir el riesgo de promocionar, con la ventaja de tener un colchón por si te caes en la escalada, arriesgados sí, pero tontos, no.

Trabajé en la Empresa privada y, desde luego, mi techo era el que me dejaban los jefes, aquí el techo me lo pongo yo.

Dice en el artículo: "ver crecer tu propia compañía no se puede comparar con nada, y que puedes llegar a realizar tus sueños", lo que no dice, porque no lo sabe o se lo calla, es que para que los jóvenes emprendedores lleguen a sus metas han de existir otros, jóvenes o mayores que, desde la Administración, propicien, tramiten y resuelvan la cantidad ingente de permisos, papeleos, informes, etc.. que toda empresa necesita para funcionar. ¿Y quién le dice a él que ser funcionaria me impide realizar mis sueños?

Lo que no dice o se calla Manuel del Pozo, es que este país funciona porque hay gente que diariamente mueve el engranaje. ¿Tal vez por eso se nos llama funcionarios?.

Tal vez porque trabajo muy cerca de la gente, palpo los resultados de mi labor, cada expediente es una historia distinta.

Fernando, disculpa la extensión del comentario, ¡na, que me apasiono! y, por cierto, el discurso de Steve Jobs, una maravilla.

Saludos

Anónimo dijo...

Jodido está lo de ser "fucionario" menuda fama la que se tiene. No creo que todos los que trabajamos en la Administración nos pasemos la vida tumbados en el sofá.Lo que ocurre, que el funcionario, los que hemos llegado con ilusiones, sabemos de los muchos "manejos" que hay en todas las Delegaciones.!Claro que hay gente buena! pero hay tanto "cargo" incompetente ganando una pasta, que perdemos la esperanza de mejorar nada.
Sigue despotricando, mejor, denunciando...
Un saludo
Sacha

Murator dijo...

A cualquier cosa le llaman periodista...El mundo funcionarial tiene una serie de tópicos que parecen imposibles de dejar atrás... A ver si de una vez por todas se dan cuenta de que también se trabaja en la administración, y mucho! Pero desde luego a gente ciega como Manuel del Pozo es imposible hacerles ver...