Si es que nos quejamos de vicio


Sobran los ejemplos y los casos pero al leer la información del Levante-EMV ("Colapso y caos en los juzgados de Nules") he pensado inmediatamente en las aventuras que con regularidad nos cuenta el amigo "Funcionata (Vivencias en la Administración)", cuya presentación del blog no puede ser más expresiva:
"Un lisérgico viaje por los entresijos y vericuetos del cosmos administrativo, donde lo cotidiano se mezcla con el surrealismo, el frikismo y lo absurdo."

Pues eso, que he visto la foto y me recordó a todos sus capítulos, con cajas, extintores, rollos de papel higiénico y ratas. Vamos que se queja por puro vicio. Y lo mismo le sucede a estos compañeros de los juzgados de Nules (Castellón), donde se acumulan los expedientes por los suelos, cajas hasta el techo, ordenadores, rotos, pruebas del tiempo de los dinosaurios, huesos humanos en las estanterías, larvas que se comen la ropa, la comunidad de ácaros más grande de Europa y cuatro pobres guardias civiles sentados sobre los archivadores del caso Kennedy porque las sillas hace tiempo que desaparecieron abducidas o digeridas por una de las larvas...o de los dinosaurios.

Y pienso: si los políticos organizan jornadas de puertas abiertas, ¿por qué no organizan los compañeros de Nules lo mismo y convierten los juzgados en una nueva atracción turística?

2 comentarios:

Funcionario's blog dijo...

Y más tú, claro, que vives en la península. Yo vivo en esta m***** de isla, que no veas cada vez que tengo que hacer un viaje...

No sé de qué "ayuntamiento" son las churris, pero yo también me apunto a una permuta con fines de ayuda humanitaria...

jarto dijo...

Mal de muchos, consuelo de tontos, dice el refrán; pero la verdad es que reconforta saber que uno no está solo, que hay por estos mundos de Dios más funcionatas jabatos. Un saludo amiguete.